Skip directly to content

Actividad física

La actividad física insuficiente se define como menos de 30 minutos de actividad moderada 5 veces por semana, o menos de 20 minutos de actividad intensa menos de 3 veces por semana.4 La falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo principal de mortalidad y es responsable de aproximadamente 3,2 millones de muertes al año.4

Las consecuencias negativas de una actividad física insuficiente son significativas. Aquellas personas que no hacen suficiente ejercicio tienen entre un 20 % y un 30 % más de riesgo de mortalidad por cualquier causa que las personas que hacen al menos 30 minutos de actividad física moderadamente intensa la mayoría de los días de la semana.4 Los estudios mostraron que participar en al menos 150 minutos de actividad física moderada por semana se relaciona con una reducción de aproximadamente el 30 % en el riesgo de cardiopatía isquémica y una reducción del 27 % en el riesgo de presentar diabetes.4

Los beneficios de una actividad física adecuada relacionados con la ECV se han estudiado extensamente y han sido bien documentados. Los estudios prospectivos epidemiológicos demostraron que las personas que son más activas físicamente tienen tasas de arteriopatía coronaria de hasta la mitad de aquellas que tienen un estilo de vida sedentario.22 Existe una relación inversamente  proporcional  entre el descenso en las tasas de arteriopatía coronaria y el aumento en los niveles de actividad. Esta relación es independiente de otros factores de riesgo ateroesclerótico conocidos.22

El ejercicio físico adecuado previene y ayuda a tratar muchos factores de riesgo ateroesclerótico establecidos, incluyendo hipertensión, resistencia a la insulina, niveles elevados de colesterol y obesidad.22 Si bien el efecto del ejercicio en los factores de riesgo ateroesclerótico es significativamente menor que el obtenido con farmacoterapia, en algunas personas este puede ser suficiente para evitar la necesidad de intervenciones farmacológicas.22 En un metanálisis de 4700 pacientes inscritos en 52 ensayos que examinaron la función de los programas de entrenamiento físico de >12 semanas de duración, los pacientes que hacían actividad física con regularidad disminuyeron las concentraciones de lipoproteínas de baja densidad en un 5,0 %.22

También se han estudiado los efectos del ejercicio en la presión arterial (PA) en reposo. En un metanálisis de 44 ensayos aleatorizados controlados, que incluyeron más de 2600 pacientes que participaron en un programa de entrenamiento físico, la PA sistólica y diastólica promedio disminuyó 2,6 y 1,8 mm Hg en sujetos normotensos, y 7,4 y 5,8 mm Hg en sujetos hipertensos, respectivamente. Estos datos sugieren que en pacientes levemente hipertensos, la implementación de un programa de ejercicios adecuado puede ser la única terapia necesaria.22

El ejercicio también demostró tener efectos beneficiosos en la homeostasis de la glucosa, con reducciones en la resistencia a la insulina y mejoras en la tolerancia a la glucosa.22 En un estudio en el que participaron más de 3000 pacientes sin diabetes que tenían niveles elevados de glucosa plasmática en ayunas y un IMC promedio de 34 kg/m2, el impacto de modificaciones intensas en el estilo de vida resultó tener un mayor beneficio para la mejora y el mantenimiento de la salud general que el placebo y la metformina.23 Un programa de modificación de estilo de vida que incluyó una reducción del 7 % en el peso y al menos 150 minutos de actividad física por semana se relacionó con un riesgo menor de presentar diabetes sintomática; se halló que la incidencia de diabetes era 11,0 %, 7,8 % y 4,8 % cada 100 años-persona en los grupos de tratamiento de placebo, metformina y estilo de vida, respectivamente. Por lo tanto, en comparación con el placebo, una intervención intensiva en el estilo de vida fue capaz de reducir significativamente la incidencia de diabetes en un 58 %, en comparación con la metformina. Esto redujo la incidencia de diabetes en un 31 % (P <0,05) en este estudio.23 Para prevenir 1 caso de diabetes, 6,9 personas deberían cumplir con la dieta y el programa de ejercicios recomendados descritos anteriormente. En contraste, para prevenir un solo caso de diabetes con la administración de metformina se requeriría la participación de 13,9 personas.23

Además de la falta de cumplimiento con las modificaciones de estilo de vida analizadas anteriormente, otro tema que merece una mención especial es la adhesión del paciente al medicamento. Los estudios clínicos mostraron que el 50 % de los pacientes no toman sus medicamentos para la presión arterial según lo recetado y la adhesión a las estatinas también es baja.24 De hecho, la mala adhesión a los medicamentos cardiovasculares es altamente prevalente entre las poblaciones de pacientes y las diferentes clases de fármacos.24

La falta de adhesión al medicamento se relaciona con un control inadecuado de los factores de riesgo cardiovascular, como hipertensión y colesterol elevado, que con el tiempo producen peores resultados en el paciente.24 Los datos muestran que incluso en pacientes que sufrieron un infarto de miocardio reciente, la adhesión a los medicamentos cardiovasculares es subóptima. En un estudio de 4591 pacientes >65 años que tuvieron un infarto de miocardio, solo 73 % y 79 % de los medicamentos recetados se surtieron dentro de los 7 y 120 días, respectivamente.25

Se realizó una revisión reciente de la base de datos de seguros de salud comerciales de EE. UU. para determinar si el uso inconstante de fármacos genéricos entre los pacientes con enfermedad cardiovascular después de un infarto de miocardio (IM) se relacionaba con el aspecto desigual de sus medicamentos. Los autores llegaron a la conclusión de que la variación en el aspecto de las píldoras genéricas se relaciona con el uso inconstante de estos fármacos esenciales después de un IM entre los pacientes con enfermedad cardiovascular. Especialmente, las probabilidades de inconstancia en los pacientes aumentó en un 34 % después de cambiar el color de la píldora y en un 66 % después de cambiar la forma de la píldora.26